07 Abril 2017

Filba en Bariloche

 

Está en marcha el Filba en Bariloche

La edición nacional del Festival de Literatura, abre la puerta para descubrir una literatura todavía secreta que tiene esa región como paisaje, objeto e inspiración.

Las palabras de la escritora Sylvia Molloy instando a “mover al lector de un lugar seguro” a partir de una anécdota de viaje de Domingo Faustino Sarmiento abrieron en Bariloche la sexta edición del Festival Nacional de Literatura Filba, centrado en el estímulo a la lectura, y que hasta el domingo contará con la participación de decenas de autores de todo el país, talleres y actividades para chicos.

“Escritura en movimiento: el lector como transeúnte” se titula la disertación de Molloy, en la cual a partir un incidente marítimo de 1845 relatado por Sarmiento en las primeras páginas de “Viajes”, destacó la función de la escritura de “provocar” y “sacudir” al lector.

Aquel relato se refería a un viaje de Sarmiento desde Chile -donde estaba exiliado- a Europa, en un barco que ante un temporal debió buscar refugio en el archipiélago Juan Fernández del Pacífico sur, donde naufragó Robinson Crusoe, y a la inquietud del educador y ex presidente argentino al observar hábitos y expresiones de cuatro náufragos, varones pero con algunas expresiones femeninas.

La ensayista radicada en Nueva York, autora de libros como “Vivir entre lenguas” y “Desarticulaciones” y precursora en reflexiones de género, tomó ese relato para mostrar que ya hace más de 150 años la cuestión de género era objeto de debate, usada en este caso por Sarmiento para sacudir al lector, aún cuando ya había recibido alguna censura de parte de un editor.

Molloy ve ese incidente como emblemático” de planteos de género, “sobre todo cuando vuelven reconocibles sexualidades que hacen entrar en crisis representaciones convencionales; un tipo de lectura que consistentemente desplaza el debate sobre el género, su representación y sus muchas variantes al más afuera de los proyectos de cultura nacional”.

“Me parece loable que Sarmiento, acaso sin plena conciencia de lo que estaba haciendo, haya conservado ese pasaje, provocadoramente fecundo, dejando constancia de su desconcierto. No solo eso: que haya elegido ese incidente, como resto molesto del viaje, para encabezar su libro y sacudir al lector”, sostuvo la escritora y catedrática.

Luego otros escritores y libros de viajes posteriores, que expresaron desasosiego, rupturas, incomodidad y experiencias compartidas de la palabra, en las que el lector se traslada con el autor: Ecuador, del belga Henri Michaux; Altlas, de Jorge Luis Borges; y Una luna, de Martín Caparros.

Poco antes de Molloy habló el presidente del Filba, Pablo Braun, destacando el esfuerzo federal del evento, que viene de ediciones en Bahía Blanca, Santa Fe, Azul, Mar del Plata y San Rafael. Los objetivos declarados de Braun son “hacer viajar a la buena literatura, acercar otros programas a públicos que muchas veces quedan relegados en una sociedad que, sin lugar a dudas, es fuertemente centralista”.

“En Bariloche encontramos una ciudad vital y múltiple, con una producción poética muy rica y la influencia insoslayable de realidades que van desde la cultura mapuche hasta el altísimo desarrollo científico de la región”, adelantó Braun, resumiendo el abanico de creadores al que hizo lugar el festival.

Gabriela Adamo, directora del Filba Nacional y ex responsable de la Feria del Libro de Buenos Aires, expresó a Télam su alegría y entusiasmo por el comienzo de esta edición en Bariloche, considerando que es un “desafío grande en el mundo de escritores y editores de la región”.

“Esperamos que el programa les guste como nos gustó a nosotros organizarlo, y pese a los días complejos que vive nuestro país, celebraremos una nueva fiesta de la lectura”, afirmó.

En una presentación matutina, la novelista barilochense Luisa Peluffo ponderó el carácter federal del Filba y agradeció la iniciativa, destacando que la entidad “promueve cultura de calidad, literatura y lectura”.

El festival comenzó con una charla sobre música y literatura a cargo de la cantante, actriz y escritora Rosario Bléfari en la sala Dengün Piuké, en el Alto de la ciudad; tras lo que se realizará la lectura abierta “Mi montaña” en la Biblioteca Sarmiento (Centro Cívico), con la participación de los artistas locales Cristian Aliaga, Pablo Bernasconi, Julián López y Luisa Peluffo.

Luego de la apertura de Molloy y Braun está previsto en el mismo escenario un concierto de la cantante y compositora mapuche Anahí Rayen Mariluán.

El viernes se presentan, entre otros, Pedro Mairal y Claudia Piñeiro, en tanto que el fin de semana habrá numerosas charlas, talleres, actividades para docentes y el Filbita, para chicos y padres.

El programa completo puede consultarse en la página web http://filba.org.ar/filba-nacional/filba-nacional-bariloche-2017_59/programa

Es escenario de varias obras de la literatura argentina, como El país del viento, de Sylvia Iparraguirre; Fuegia, de Eduardo Belgrano Rawson, y Wakolda, de Lucía Puenzo. Autores de ensayos y crónicas, de Osvaldo Bayer a María Sonia Cristoff, le dedicaron algunas de sus mejores páginas. Sin embargo, aún es un territorio poco explorado por la industria editorial. En la Patagonia se escribe narrativa y poesía de calidad, pero por motivos de distribución y de centralismo esas obras se leen poco fuera de la región.

“Queremos ir cada vez más lejos de la capital, pero dependemos de la posibilidad de conseguir socios locales, que se interesen en nuestra propuesta y estén dispuestos a ayudar -dice Gabriela Adamo, directora del Filba Nacional-. Esta vez, la Municipalidad de Bariloche fue la que mostró interés y nos abrió las puertas, junto con la Biblioteca Popular Sarmiento. Con la suma de esos esfuerzos y el apoyo de la Fundación Williams, concretamos el primer Filba en la Patagonia. Es una tierra fértil para el encuentro.” Del Filba, que se realizará desde pasado mañana hasta el domingo, participarán escritores consagrados, como Liliana Ancalao, Graciela Cros y Cristian Aliaga, y otros más jóvenes, como Melissa Bendersky y Sebastián Fonseca.

Bariloche, sede de ficciones

“Llegué a esta ciudad hace poco -dice Fonseca, autor de Pueblo perdido-. En 2015 me llamaron la atención la creación de la Editorial Municipal Bariloche y el lanzamiento de un concurso literario. Al año siguiente, me puse a escribir y el jurado me sorprendió con el primer premio en narrativa. Desde entonces no paro de conocer a autores que cultivan la ciencia ficción, el relato fantástico, la poesía, la crónica y el ensayo.”

Luisa Peluffo, escritora nacida en Buenos Aires que arribó hace cuarenta años a Bariloche, cuenta: “Acá y en otras localidades patagónicas predomina una literatura producida por los que llegamos a la región desde distintos puntos del país a partir de los años 70, y surgen obras que intentan no ser folklóricas, reflejar temas actuales e incluir la problemática mapuche”. Peluffo, autora de la novela Todo eso oyes y las crónicas de Me voy a vivir al sur, participará del Filba en una mesa de lectura con Esther Cross, Pablo Bernasconi, Pedro Mairal, Cristian Aliaga y Julián López. “Mi obra guarda cierta relación con el lugar, pero involucrada con el tema de la memoria, el proceso de escritura y la frontera entre realidad y ficción. Al escribir, intento ver los personajes y los lugares como extranjera.”

Otro autor invitado al festival es el narrador Luis Cattenazzi. “Me crié en Bariloche, pero por estudio y trabajo terminé viviendo en Capital por 15 años -refiere-. En 2012 volví al pago, y más allá de alguna presentación de libros y las ediciones de la Fiesta de la Palabra, extrañaba la oferta infinita de actividades literarias de Buenos Aires.” En el corto plazo, el autor de A ciencia incierta piensa armar un ciclo de lecturas allí. “Hay masa crítica de buenos autores y lectores para lograrlo”, asegura.

Graciela Cros nació en Carlos Casares y vive en Bariloche. Ha publicado más de quince libros de poesía, tres de cuentos y una novela. “La actividad literaria local no es poca aquí, aunque viví años en los que había más continuidad y su poder de convocatoria era más intenso -recuerda-. Ahora tenemos hechos artísticos que son producto de gestos individuales, más que promovidos desde la estructura oficial del Estado.” La mayoría de esos encuentros, según Cros, nace de la iniciativa de los artistas. “Señalo dentro del mapa patagónico actividades que aún nos convocan: Conversaciones de Otoño, en Fiske Menuco/Roca; las Jornadas Binacionales de Estudios Literarios, en Comodoro Rivadavia, y la Fiesta de la Palabra”, detalla. En el Filba, participará de una mesa de lectura y debate con Sylvia Molloy y Vera Giaconi sobre el modo en que el contexto influye en el proceso creativo.

Un acto de fe literaria

“Mucho se ha dicho sobre si existe una literatura patagónica -dice Iris Alejandra Giménez, poeta, autora de Lugar necesario-. Lo que no se discute es que existe una literatura escrita desde la Patagonia.” Hace algunos años, el escritor Jorge Eduardo Vives reflexionó sobre la existencia de esa literatura. “Es una narrativa cuyas ficciones transcurren en la Patagonia -definió-. Luego, está escrita por autores patagónicos, por nacimiento o adopción. En tercer lugar, tiene temática patagónica y recurre a elementos comunes que forman parte del acervo geográfico y humano de la región.” Vives señalaba que para reflejar esa realidad, el escritor debía habitar y conocer el espacio.

Poeta y gestora cultural, Luciana Mellado no coincide totalmente con ese enfoque. “La literatura patagónica habla, balbucea o calla aquello que mujeres y hombres de todo el mundo y de distintas épocas necesitan. Nuestras prácticas discursivas no se agotan en las identificaciones territoriales. Los fueguinos, los chubutenses, los santacruceños, los rionegrinos y los neuquinos no refieren estructuras de sentimientos o pensamientos afines ni modos semejantes de emerger o sumergirse en la cultura.”

No obstante, Mellado señala la importancia de la poesía como aglutinante de sentidos vinculados al paisaje. “El ejercicio de la imaginación poética desde la Patagonia es el movimiento principal con el que funciona su literatura, que adquiere existencia por un acto de fe -dice la poeta, compiladora de Máquina Sur. Poesía actual de la Patagonia-. Esa literatura existe porque creemos en ella. Y en los últimos tiempos se mantiene viva en la movida independiente, a través de encuentros y lecturas que organizan distintos colectivos artísticos. El libro ocupa un segundo plano, al igual que el Estado en sus políticas editoriales.”

Adamo confirma esa mirada sobre las políticas editoriales: “Encontramos panoramas parecidos a los que vimos en otras regiones del país: hay pocas editoriales, muchas dependen de universidades o municipios, pero cumplen un papel muy necesario”.

En Tensiones Regionales, un encuentro del Filba entre editores y otros gestores que trabajan en la industria del libro, debatirán representantes del Fondo Editorial Rionegrino, Ediciones Patagónicas, Ediciones Municipales y Editorial de la Universidad de Río Negro.

Para el editor de Vela al Viento, Rubén Eduardo Gómez, la literatura patagónica es un “ejercicio ontológico” para autores y lectores. “La Patagonia es muy vasta y hay zonas que tienen sus propias formas de producir y difundir -señala-. La producción literaria, la creación de editoriales, grupos literarios y redes se vieron fortalecidos en los últimos 30 años. Quizá podría pensarse en que se vieron cobijadas por la democracia, pero creo que tiene que ver con el crecimiento de las sociedades. Hoy muchos de los escritores reconocidos son nacidos y criados en la Patagonia, algunos son segunda generación y tienen su familia e hijos aquí, y un fuerte sentido identitario que habita sus libros.”

Región donde se originan nuevas miradas y diversas formas de escritura, la Patagonia alberga en su amplia geografía paisajes literarios que entrecruzan señas particulares con proyectos colectivos que merecen trascender

LA VIDA DE UN TERRITORIO
Autores

Luisa Peluffo

Narradora y cronista

Nació en Buenos Aires y llegó hace cuarenta años a Bariloche. Publicó la crónica de Me voy a vivir al sur.

Sebastián Fonseca

Narrador

Se radicó en Bariloche en 2012. Su libro de cuentos Pueblo perdido ganó el II Concurso de la Editora Municipal Bariloche.

Graciela Cros

Poeta y narradora

Publicó más de quince libros de poesía y tres de cuentos.

Melissa Bendersky

Poeta

Nació en Bariloche. Es poeta y su libro Ruta 82 ganó en 2016 el Concurso Municipal en poesía.

Editoriales

Editora Cultural Tierra del Fuego

Creada en 2008, depende de la Secretaría de Cultura de la provincia. Lleva publicados más de 60 libros de géneros diversos.

Editorial Municipal Bariloche

Nació en 2014 y organiza un premio de narrativa breve y de poesía del que pueden participar autores locales.

Vela al Viento

El sello trabaja directamente con librerías y lectores, sin apoyo oficial de ningún tipo.

El Camarote

Es uno de los sellos independientes más importantes de la región. Publica una revista cultural.

Para agendar

Cuatro días intensos

El sexto festival Filba Nacional se realizará entre el miércoles y el domingo en la ciudad de Bariloche. El festival reunirá a cerca de 30 escritores en actividades de entrada libre y gratuita, además de un programa para docentes y otros mediadores de lectura y un capítulo del Filbita.

Puertas adentro y afuera

El programa incluye lecturas, paneles de discusión, entrevistas, talleres, caminatas por el bosque y catas de libros y cervezas.

Fuentes: Télam y LA NACION.

Compartí esta nota en las redes sociales
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone